0,00 €
0 productos
Total:
0 productos
0,00 €

CLADDAGH

Claddagh ring: significado y orígenes

Claddagh ring: un anillo para el recuerdo

Si deseas llevarte un suvenir de un viaje a Irlanda, mejor no pienses en uno de los clásicos jerséis de lana gorda, o uno de esos peluches en forma de gnomos que según las leyendas vive en los bosques (el leprechaun).

Mejor entrar en una joyería y comprar un Claddagh Ring, el tradicional anillo hecho por los orfebres irlandeses a recuerdo de una tradición y que simboliza hoy el anillo de compromiso oficial de Irlanda.

 

El Claddagh Ring se compone por dos manos sobre las cuales se apoya un corazón con una corona: este anillo lo han realizado por primera vez los artesanos del pueblo de Claddagh, cerca de la bahía de Galway. Su simbología es bastante clara: las manos representan la amistad, el corazón el amor y la corona la lealtad.

Durante la época de carestía que golpeó Irlanda con fuerza durante el siglo XIX, y que obligó a muchísimos irlandeses a expatriar en busca de mejores condiciones de vida y de trabajo, este anillo representó el único enlace con la familia y con su tierra de origen, su Patria. Por eso los irlandeses, sobre todo las mujeres emigradas a Estados Unidos, confiaron en este anillo toda la fuerza de las tradiciones familiares irlandesas, para poderlas transmitir, a su vez, a sus hijas para que hicieran después lo mismo.

null

MITOS Y LEYENDAS

Las leyendas sobre los orígenes de este anillo son muchas, pero la más aceptada es la que cuenta la triste historia de un rey enamorado de una pobre campesina: ella no correspondía sus sentimientos y, por eso, él se mató, pidiendo que en su lápida se entallaran dos manos que cogiendo el mismo corazón con corona, para que los demás recordaran lo que le había pasado.

Según otra historia la viuda de un importante marchante, utilizó su herencia para ayudar a la comunidad de Galway, y por eso, un día un águila dejó caer el anillo en su regazo, para agradecerle lo que había hecho para su ciudad.

Hay también la historia de un irlandés, raptado por los piratas y vendido como esclavo a un orfebre árabe, donde aprendió este arte. Una vez de vuelta a casa, por intercesión del rey, realizó un anillo que guardara todos los pasajes de su aventura, incluyendo al rey y a su esposa que le había esperado todo ese tiempo.

Realmente parece que los orígenes del anillo se tengan que buscar en la época de los Celtas, pero esa es otra historia.

Descubre todas las joyas de la colección Celtica

Seguir leyendo